· 

Lo que se pierde cuando la caligrafía se desvanece

Hoy nos gustaría compartir con todos vosotros un artículo muy interesante publicado en 2014 en el New York Times, trata sobre un tema que está muy presente en nuestro día a día: la escritura. 

 

Y cuando nos referimos a escritura hablamos de la capacidad de expresarnos y comunicar ideas y emociones utilizando un lápiz y un papel, cosa que en nuestra sociedad hiper-tecnológica es cada día más exótica.

 

El hecho no tendría mayor importancia sino fuera porque desde hace algunos años ha resurgido una tendencia hacia la recuperación de la caligrafía, desde un punto de vista creativo y también en el ámbito de la enseñanza.

 

¿Por qué? porque escribir nos hace más inteligentes!!

 

En Pelikan Escolar no podemos estar mas de acuerdo con esta afirmación. Además consideramos que de todos los instrumentos de escritura, el mejor para conseguir una buena grafomotricidad y una escritura fluida, cómoda y porque no bella, es la estilográfica.

 

Esta es la razón por la que muchos de nuestros talleres tienen como protagonista la escritura, nos apasiona escribir, nos encanta la caligrafía y el Lettering y además fabricamos estilográficas!!! Puedes encontrar más información sobre estos talleres en: Taller Griffix de Caligrafía y Grafomotricidad Infantil y el Workshop de Estilográficas Escolares para profesores.



Lo que se pierde cuando la caligrafía se desvanece

MARIA KONNIKOVA New York Times 2 de Junio de 2014

¿La escritura a mano importa? No mucho, de acuerdo con muchos educadores es necesaria la enseñanza de una escritura legible, después de eso, el énfasis cambia rápidamente hacia las competencias en el teclado y las nuevas tecnologías.

 

Pero los psicólogos y los neurocientíficos dicen que es demasiado pronto para declarar la escritura manuscrita como una reliquia del pasado. La nueva evidencia sugiere que los vínculos entre la escritura a mano y el desarrollo educativo más amplio son profundos.

 

Los niños no solo aprenden a leer más rápido cuando aprenden a escribir por primera vez, sino que también son más capaces de generar ideas y retener información. En otras palabras, no es solo lo que escribimos lo que importa, sino cómo.

 

Según Stanislas Dehaene, psicólogo del Collège de France en París "Cuando escribimos, un circuito neuronal único se activa automáticamente", y añade "Hay un reconocimiento central del gesto en la palabra escrita, una especie de reconocimiento por simulación mental en tu cerebro”. “Aunque al principio no nos dimos cuenta, parece que este circuito está contribuyendo de una forma única al aprendizaje”, continuó. "Aprender es más fácil".

 

Un estudio de 2012 dirigido por Karin James, psicóloga de la Universidad de Indiana, confirió apoyo a esa opinión. A los niños que aún no habían aprendido a leer y escribir se les presentó una letra o una forma en una tarjeta y se les pidió que la reprodujeran de tres maneras: dibujar la imagen en una página con un contorno punteado, dibujar sobre una hoja en blanco, o escríbalo en un ordenador.

 

Luego se les realizó un escáner cerebral, los investigadores encontraron que cuando los niños dibujaron una letra a mano alzada, mostraron una mayor actividad en tres áreas del cerebro que se activan en los adultos cuando leen y escriben: el giro fusiforme izquierdo, el giro frontal inferior y la corteza parietal posterior.

 

En un estudio de Virginia Berninger, psicóloga de la Universidad de Washington, se demostró que la impresión, la escritura cursiva y la mecanografía en un teclado se asocian con patrones cerebrales distintos y separados, y cada uno da como resultado un producto final distinto. 

 

Cuando los niños escribieron el texto a mano, no solo produjeron consistentemente más palabras más rápidamente que con un teclado, sino que expresaron más ideas.

 

Cuando se les pidió a estos niños que presentaran ideas para una composición, los que tenían una mejor escritura exhibieron una mayor activación neural en áreas asociadas con la memoria de trabajo y una mayor activación general en las redes de lectura y escritura.

 

Ahora parece que incluso puede haber una diferencia entre la escritura mecánica y la escritura cursiva, una distinción de particular importancia a medida que la enseñanza de la letra cursiva desaparece en el currículo después del currículum. 

 

En la disgrafía, una condición donde la capacidad de escribir se ve afectada, a veces después de una lesión cerebral, el déficit puede tomar una forma curiosa: en algunas personas, la escritura cursiva permanece relativamente intacta, mientras pierden la capacidad de escribir con medios mecánicos.

 

Así mismo en personas que padecen alexia, o capacidad de lectura deteriorada, algunos individuos que no pueden procesar letras impresas pero pueden leer cursiva, lo que sugiere que los dos modos de escritura activan redes cerebrales separadas y emplean más recursos cognitivos.

 

La Dra. Berninger llega a sugerir que la escritura cursiva puede entrenar la capacidad de autocontrol de una manera que otros modos de escritura no lo hacen, y algunos investigadores argumentan que incluso puede ser un camino para tratar la dislexia. 

 

Cursiva o no, los beneficios de escribir a mano van más allá de la infancia. 

 

Para los adultos, el teclear puede ser una alternativa rápida y eficiente a la escritura manual pero esa misma eficacia puede disminuir nuestra capacidad de procesar nueva información. No solo aprendemos mejor las letras cuando las asignamos a la memoria a través de la escritura, la memoria y la capacidad de aprendizaje en general pueden beneficiarse.

 

Dos psicólogos, Pam A. Mueller de Princeton y Daniel M. Oppenheimer de la Universidad de California en Los Ángeles, han informado que tanto en el laboratorio como en las aulas, los estudiantes aprenden mejor cuando toman notas a mano que cuando escriben un teclado. La nueva investigación sugiere que escribir a mano le permite al estudiante procesar los contenidos de una clase y replantearlos, un proceso de reflexión y manipulación que puede conducir a una mejor comprensión y codificación de la memoria.

 

Aunque no todos los expertos están persuadidos por los beneficios a largo plazo de la escritura a mano, incluso entre los escépticos, como el psicólogo de Yale Paul Bloom, que nos dice, que la nueva investigación es, por lo menos, estimulante y añade "Con la escritura a mano, el solo hecho de concentrarte en lo que es importante para optimizar tu esfuerzo, tal vez te ayude a pensar mejor”


Escribir comentario

Comentarios: 0

Puedes contactar con nosotros en el mail pelikan@pelikan.es

Si quieres estar al día de todas nuestras actividades y talleres síguenos en:


Pelikan Escolar es una división de PELIKAN S.A. C/Lleida 8, Nave 1 · 08185 Lliçà de Vall (Barcelona)

 Tel. at. cliente: 93 863 42 18 / 902 208 200 - pelikan@pelikan.es - www.pelikan.es - www.facebook.com/pelikan.es